Con ánimo de aprender

Este quiere ser un espacio para la expresión, para la comunicación, para el aprendizaje, para el ser. ¿Quieres viajar conmigo?
Deja tus comentarios, son imprescindibles.




16 de octubre de 2017

Lunes , 16 de Octubre de 2017

Espero poder reirme de esta entrada en las próximas semanas. Será señal de que no todo está perdido y de que me equivoqué en mis predicciones, lo cual por una vez me haría ilusión.
Y es que hoy puede ser desencadenante de un antes y un después en esta tierra del nordeste de la Península Ibérica, que es Cataluña.
Escribo en castellano en esta ocasión. Es mi lengua materna. Muchas otras veces elijo el catalán, en función de en qué ando pensando. De bien pequeña fui a un colegio en que todavía se enseñaba en catalán y lo aprendí tal que desde siempre me he sentido completa y felizmente bilingüe. Y a día de hoy me siento con la legitimidad moral de afirmar que en esta tierra todos los críos hablan ambas lenguas sin ninguna dificultad. En la escuela prima el catalán, cosa que me parece lo más natural, lo cual no impide un alto nivel de castellano (miren las estadísticas en las pruebas de nivel de la selectividad). Y también afirmo que en la calle se hablan ambos idiomas sin problemas. Mi madre nunca ha hablado catalán y jamás ha topado con ningún energúmeno en sus ochenta años de vida, de los cuales más de setenta los ha pasado por estas tierras .

Pero dejando temas lingüísticos a pesar de su imperiosa importancia, a lo que iba hoy era al miedo y la tristeza que siento por cómo se pueda desarrollar el día de hoy y los que vendrán. Tal vez esta pueda ser la última entrada que escribo en plena libertad. Tal vez mañana ya deba medir mis palabras por miedo a ser amonestada. Ojalá me equivoque. Ojalá esto sólo sean tonterías de persona peliculera.

Me huele que este tema que se tapa con las banderas es mucho más complejo de lo que se nos hace creer. Una parte va de identidades. Y otra más amplia, va de libertades elementales. Y lo uno ha disparado lo otro y aquí  nos jugamos mucho todas las personas , las de aquí y las de allá.

En cuanto al tema de identidad, no es que las personas de aquí no quieran ser españolas, es que son catalanas. Y sí, es verdad, que con las migraciones de los 60, hay muchas personas venidas de más allá de la franja que sienten su identidad como españolas, y no tengo nada que objetar. Mis padres son de Aragón y Andalucía. Ellos se acercan a ese sentir. Y yo, la verdad, no me he preocupado en exceso por estos temas identitarios, hasta ahora, aunque voy más allá, y entendiendo todos los sentires, no quiero quedarme en la superfície. Lo importante es el bienestar de las gentes y la libertad con la que puedan vivir lo que sienten que son, con respeto al lugar en el que habitan. Lo que no puedo aceptar es la intolerancia y el irrespeto de ninguna parte, pero sobretodo del nacionalismo español, que ha tenido siempre la fuerza, y que ha doblegado en muchas ocasiones la identidad catalana. Y lo peor es que no lo hace más que por intereses crematísticos y desde el convencimiento de la superioridad cultural y apelando al derecho y a la historia, como si España hubiese sido siempre una, grande y libre. ¡Menuda estupidez y barbaridad!. No siempre fue España, no siempre fue un imperio, y lo último...en fin...

En este mundo lo que sí es cierto es el movimiento, todo cambia, nada permanece. Sin embargo sí existe algo llamado memoria, y aunque hay que mirar hacía adelante, el sufrimiento y las injusticias pesan. Y si a un pueblo se le niega su derecho a ser lo que es, a hablar y educar a sus descendientes en su propia lengua, no pretendan que esté como unas castañuelas.Y si además este pueblo se siente incomprendido y menospreciado y encima estrujado económicamente, pues ya me dirán. ¿Cómo no tener ganas de irse y poder ser y gobernarse sin trabas? Entiendo a las personas que se sienten españolas y no me digan que aquí se menosprecia su lengua, cuando ha sido el catalán el que ha sido vapuleado hasta que desde las instituciones han puesto algo de orden con la inmersión lingüística, algo que debería entenderse como lo normal y legítimo. Aquí y ahora nos sentimos orgullosas de dominar castellano y catalán. Es una gran riqueza.

¿Qué ahora hay casi la mitad de gente que no quiere irse ? Bien. Es lo que tenemos.Y me pregunto: ¿Porqué negar sistemáticamente un referéndum? ¿Porqué tiene que decidir sobre esto el resto del Estado? ¿Es que en Escocia votaron todos los ingleses? No sé . Estoy harta. Porque el asunto no es otro que el Estado Español no quiere perder lo que aquí llamamos la "mamella", la teta, en idioma del imperio. Y eso es y nada más y si para no perder este pilar económico hay que entrar y arremeter con esa más de la mitad de su población, díscola y separatista, pues se entra a mamporrazo limpio, que los chicos del Piolín están con ganas la mayoría.¡Qué triste! Y¡qué duro! La historia se repite y me digo que vuelvo a estar en el lado perdedor, o tal vez no, tal vez por esta vez sucederá un milagro, y esa Virgen de la Macarena estupenda se le aparecerá a la Cospe y a la Santamaría de las narices, en las narices precisamente y les hará ver la luz y les dará entendimiento. Tal vez eso ocurra y nos libremos de volver a la caverna aunque me la disfracen de lugar de democracia y libertad. Yo sé que no voy a creerme el espejismo. 

Y sí me siento muy triste  y preocupada, porque en este mundo los malos casi siempre ganan. Y porque sé que en esto muchas de las habitantes de España están con nosotras porque tampoco quieren seguir en esa España carca y decimonónica que ya ahoga a cualquiera con dos dedos de frente.

De La Caverna de José Saramago







3 de octubre de 2017

3 octubre: Huelga General contra la violencia y el régimen del 78

Hija de andaluza y aragonés, catalana bilingüe desde bien pequeñita. Me encanta el castellano, y que no me digan que el catalán es lengua de segunda. Todas las lenguas son un maravilloso medio de comunicación. El catalán es la lengua de Cataluña, le pese a quien le pese. La lengua es algo que forma parte de la biología. Si además tenemos el castellano, pues genial, una suerte, nunca una imposición.

Lo que está sucediendo estos días en Cataluña es tristísimo e indignante. La población votó con una entereza, dignidad y organización dignas de elogio. Orgullosa de haber participado ayudando en el proceso, lleno de dificultades y ataques cibernéticos y físicos.  Acabamos cansados, fue un día duro para defender el derecho de expresión, el derecho a  elegir cómo queremos gobernarnos. Un día duro y maravilloso a la vez. El pueblo organizado y precioso. La respuesta del Estado Español, aberrante, bananera, digna de la más guai de las dictaduras. Una auténtica vergüenza. Y la manipulación de TV1. Sus trabajadores twitean su indiganción frente a la manipulación. Las televisiones y medios extranjeros se hacen cruces de cómo miente el gobierno español mientras vemos las imágenes de la violencia injustificable empleada contra personas mayores y personas con las manos alzadas ofreciendo resistencia pacífica.
Què volen aquesta gent? 
No he sido nunca de banderas, y cada vez me convenzo más de que esta España no es donde quiero estar. Tengo amigas en muchos lugares de la península, gentes estupendas y tampoco merecen este Estado con esos gobernantes estúpidos y corruptos en su gran mayoría. 
Dicen amar a Cataluña, y nos mandan a sus perros rabiosos, imbuidos con sentimientos patrioteros, y les importa una mierda lo que sienten los ciudadanos frente a su violencia injustificable y que les cualifica. Ahora no tienen excusa, Esto es un atropello a la dignidad de las personas y a los derechos más elementales. Sinceramente no sé cómo pueden dormir, qué tienen en esas cabezas que les permite aporrear a señoras que podrían ser sus madres y que solo han ido a echar una papeleta en una urna. ¿Que mierda se han tomado para poder asaltar a la población pacífica? ¿Es que no son capaces de pensar por sí mismos? Por muy distinta ideología que tengan, atacar a gentes sencillas nunca es justificable. Hay cosas que este pueblo catalán difícilmente va a perdonar. Y lo peor es que esto tiene réditos electorales y volverá a salir el PP en España. Sinceramente empiezo a creer que tal vez sí hay "fet diferencial", joder, ¿empiezo también a desvariar frente a tanta barbarie? No. Recuerdo a los compañeros de Segovia, que desde el Acueducto nos mandaban su apoyo, o a los cientos de sevillanos o madrileños que hacían lo propio, o a los gallegos y vascos que andaron en las calles de Barcelona con nosotras el 11 de este pasado septiembre, defendiendo el derecho a decidir. 
Quiero confiar que esta vez la lucidez vencerá frente a la caverna y seremos capaces de enfrentar esta rancia derechona apoltronada e hipócrita, chorizera. Y a algunos que se llaman de izquierda que dejen de hablar tanto de legalidad y empiecen a pensar en términos de legitimidad, que las cosas se están poniendo muy malitas y necesitamos más espíritu revolucionario para acabar con la inmodélica transición  y el régimen del 78 que está trayendo estos lodos. Esta espero que sea una revolución pacífica, con flores y sonrisas. Y va a ser duro gestionar las emociones frente a tanto atropello, pero debemos hacerlo para poder cambiar de raíz las convenciones ya caducas, inoperantes e irrespetuosas en que nos movemos. 




29 de septiembre de 2017

Construir un mundo en que Piolín baje del Crucero y construya Democracia Participativa contigo y conmigo

Estos días tengo una pesadilla recurrente y es que en cuanto pego la mejilla derecha a la almohada ocurren una serie de sucesos que a cualquier persona con dos dedos de frente le dejarían en un estado de estupefacción jamás visto.
Resulta que nada más abandonar el estado de vigilia entro en un país con más de cuatro millones de parados, cuyas esperanzas de vivir un día dignamente van siendo cada vez más remotas, porque lo que se dice trabajo trabajo , háylo, la cosa son la calidad de los contratos, lo que se pacta, que no coincide con lo que luego sucede, lo que se paga, la temporalidad...vamos que la tendencia es ir caminando hacia lo que ocurría en la primera mitad del siglo pasado, en que los más necesitados se acercaban cada mañana a ver si el señorito les escogía a ellos para la jornada, a cambio de un mísero salario. Las innovaciones técnicas que permiten mecanizar muchos procesos y mejorar tempos y productividad conllevan unas ganancias que no se distribuyen de forma que mejore la vida de todas las personas...

Así iba yo a empezar mi entrada de hace unos días. Los acontecimientos no me permitieron seguir la perorata. Veréis: estoy ocupando la casa de mi madre mientras hago reformas en mi necesitada casa, que ya empezaba a hacer aguas. Mientras, se acaba mi contrato temporal en una aventura muy interesante pero que sólo duraba los meses de veranito, mientras los "privilegiados" andaban de vacaciones. Al mismo tiempo, como buena emprendedora que soy, adaptada a las nuevas necesidades del sistema, corro día sí, día también, de reunión en reunión, construyendo sinergias con otras, que como yo, construyen proyectos de vida para poder comer de una actividad que nos procure alegría y "buen rollito".  Por si con todo esto fuera poco, me devano los sesos para saber cómo mantener mis compromisos sociales. Ya no digo el contacto con familiares y amigos, que se va reduciendo a la mínima expresión a pesar de ser de las cosas más necesarias en esta vida. Y aquí yo misma encuentro la respuesta a esa pregunta que muchas veces me hago del porqué casi siempre nos encontramos con los seres que más amamos alrededor de la mesa. Es para aprovechar momentos, y aquí vuelve a aparecer la palabra sinergías.  Decía que me lío, frente a la escasez de tiempo y energía, para ver cómo mantener esos compromisos con otras personas para construir caminos de mejora de los espacios comunes.

Ya véis, vida agitada, tan es así, que mi pesadilla en lugar de desaparecer, se ha agudizado y ahora es aún más dificultoso un buen descanso. Y es que mi pequeño país está en estado de excepción desde hace unos días. Ya no sólo es la crisis económica, con su horizonte poco halagüeño, es la vulneración a las libertades básicas lo que se está cociendo en Cataluña estos días. Nuestras instituciones están intervenidas, los medios de comunicación no paran de manipular la información, nos advierten de la irresponsabilidad que supone que dejemos ir a nuestros hijos a las manifestaciones de protesta frente a lo que ocurre, nos traen a las policias de más allá de la "franja" para atemorizarnos, nos acusan de sediciosos, que mira que suena mal...

 Los derechos básicos limitados indican el pobre desarrollo de esta mal llamada democracia, que podría fácilmente ser anunciada como una monarquía bananera, perdón, parlamentaria. ¿En qué estaría yo pensando? A veces me traiciona el inconsciente y me vienen imágenes de elefantes en la sabana africana, ya ves tú. Y también a veces pienso, ¿cómo se me puede ocurrir la burrada de que en este Estado que es España está gobernando la ultraderechona más rancia y casposa que hay por Europa? Y es que hago lecturas muy peligrosas e insensatas y luego, claro, se me quedan ideas tontas en la cabeza. Ver sino la última entrada del blog de Vicenç Navarro: Las necesarias movilizaciones de las fuerzas democráticas frente a los herederos del franquismo. Y si os quedaron ganas de más, escuchad a Wyoming en un discurso con verdades como puños, y quedaos con ese peligrosísimo hecho del que somos protagonistas a diario: no hacemos nada, estando todo el día hipercomunicados, no nos organizamos y la única vía de cambio a mejor, es la unidad y la acción organizada, que para nada ha de ser violenta, sino que debe ser inteligente y estratégica.
Chicas, chicos, niños, niñas, abuelas y abuelos: si queremos un futuro mejor del que andamos pintando vienen tiempos de movilizaciones. Y me duele reconocer que me encantaría poder disfrutar de un lindo sofá cual Piolín de crucero por las costas mediterráneas pero no puedo. Y lo peor de todo tú tampoco puedes ya, porque esto que está sucediendo en Cataluña ya no va sólo de independencia , de Sí o de No, esto va de Democracia y de Libertad. Y te aseguro que puedes no estar interesado porque esta vez te parece que no va contigo pero sí va, y cuando te quieras dar cuenta ya no estarás a tiempo de decir "esta boca es mía". Y si no qué te crees que es la "Ley Mordaza". Y observa, observa bien cómo la ultraderecha se va posicionando en Europa. A mí me da miedo y eso que sé poquito de Historia.
Por todo lo que ocurre y por lo que explican Navarro y Wyoming,  te pido que reflexiones y te llamo a que defiendas el derecho de expresión de los pueblos de forma pacífica y con determinación. Y este domingo 1 de Octubre es una oportunidad para salir a la calle a mostrar que sabemos lo que no queremos, que es seguir manteniendo una fórmula de Estado arcaica, en la que siguen mandando las oligarquías de toda la vida y no es que no quieran perder privilegios, es que quieren destrozar el poco Estado de Bienestar que pueda quedar, y así recuperar aún más posiciones, manteniendo al populacho con un corrusco de pan y dieciocho mantas en un jergón, como era en el pasado. Y se disfrazan de liberales sin ideología y hablan de privatizaciones y de libertad de mercado, pero se colocan en la médula de las instituciones para utilizarlas en su beneficio. Por eso las gentes sencillas tenemos que construir una Democracia participativa en la que Piolín además de viajar en crucero se moleste en exigir transparencia dando unas horas de su tiempo en impedir que la corrupción se apodere de los bonitos asientos del Congreso.









19 de agosto de 2017

En defensa de la cordura y el pensamiento crítico. Mi condena al terror.

Hace ya muchos días, tal vez demasiados, que no escribía una entrada en este blog. Motivos, los de siempre, falta de tiempo y de suficiente inquietud para tomar el teclado por terapeuta, demasiados frentes abiertos... Esta tarde me debatía entre irme a dar un baño en ese sufrido mar Mediterráneo, que tengo relativamente cerca, o quedarme un rato frente a esta pantalla que me conecta al mundo. He optado, como es fácil entender si estás leyendo esto, por volcarme en las letras para sacar el dolor, y la impotencia. Más que rabia, siento estupefacción, aunque esta historia se repita tan a menudo ya, y tan cerca ayer, en mi querida Barcelona. Constatar por enésima vez lo mayúsculamente imbéciles que llegamos a ser los seres humanos no me consuela. Y es que cada atentado que sucede en este mundo nuestro es un latigazo a la cordura, a la alegría de la vida, al amor de cada madre y al de cada cada padre, hermano o amiga... En cada atentado sin sentido, en cada muerte, tenemos la muestra de nuestra rudimentaria inteligencia, o mejor, en términos de José Antonio Marina, del fracaso de nuestra inteligencia como sociedad. Hoy ha sido Barcelona. Cada día es en otros lugares. India, Pakistán, Francia, Holanda, Indonesia, Egipto, Nigeria, Yemen Somalia, Afganistán...una lista que no acaba.

Son muchas las veces que me pregunto cómo funcionan nuestras conexiones neuronales, qué es lo que nos permite accionar el terrible botón de la sinrazón y darle un Ok a matar, a insultar, a infravalorar a otro ser humano, qué es lo que nos hace entrar en la convicción de que estamos haciendo lo correcto. Porque no me cabe duda de que estos adolescentes que matan por un ideal, están convencidos de hacer lo que deben y no dejan de ser objeto de un engranaje mucho más complejo y de orden mayor, que es al que hay que dirigirse con espíritu crítico.

Me pongo a pensar y a leer, necesito saber más que lo que explican los noticieros, busco más allá de la rabia del momento, en autoras con cierta credibilidad, mujeres que están cerca de la realidad de esos países que llamamos islalmistas, en nuestra ignorancia, que a nosotros nos parecen todos iguales, y de los que también tendemos a creer que sus pobladores están uniformizados. Busco en periodistas que han viajado por todo el mundo y cuyos trabajos previos me merecen un respeto. Me suscribo a revistas que de otro modo no podrían tirar adelante sus proyectos de periodismo crítico o feminista (5W o Píkara Magazine).

Y me sigo haciendo preguntas como para qué sirve tanto pensar, o de qué sirve querer ser ecuánime, o para qué defender la inteligencia crítica, el debate y la defensa del amor y la libertad. Y, a pesar de no entender casi nada, sigo creyendo que sí hay un motivo: sigo apostando por un mundo donde poder caminar sin miedo a ser quien soy y poder ser como siento que soy. No quiero un mundo donde los extremistas se hagan con el poder para decidir cómo tengo que vivir mi vida. No quiero un mundo gobernado por ku-kluxtanistas, por fascistas o por fanáticos, religiosos o no, de cualquier tipo. Y tampoco quiero un mundo en el que he de vestir como necesita el mercado para vender, ni un mundo en que si no me depilo, soy una guarra, o un mundo donde si me atrevo a expresar lo bien que me lo paso en la cama me miren raro como poco...

Cualquier país ha vivido períodos de mayor o menor intransigencia, y creo que hemos de ser capaces de darnos cuenta de los instrumentos que se utilizan para lo de siempre: que unas minorías vivan a cuerpo de rey a costa del sufrimiento de la mayor parte de la gente. Sin embargo las masas somos fácilmente domesticadas y reconducidas y en muchos casos creyendo que somos libres. 

La libertad tiene un precio: requiere lucidez, coraje y amor a todo lo que respira, más allá de las creencias que todas poseemos. Si nos creemos en posesión de la Verdad y queremos doblegar a otras personas ya estamos fallando. 


Cada cual es libre de tener sus creencias. De lo que no es libre es de coartar la libertad de otras personas. Las religiones son cuestión de fe y ahí la razón no tiene camino, topa con un enorme muro. Por eso defiendo la libertad religiosa en la esfera privada. La esfera de lo público debe regirse por la razón y la posibilidad de mejora día a día, para poder avanzar y no quedarnos anclados en épocas anteriores o en sistemas que oprimen a gran parte de la población.

En estos momentos, no dejo de ver la manipulación que ejerce en el discurso algún cargo de la Iglesia Católica (no hay más que escuchar la vergonzosa manera de expresarse del encargado de la misa - no conozco su nombre todavía- de Madrid que se hizo tras los atentados de este 17 de agosto) y que me empujan a la apostasía de una vez por todas. ¿Cómo se puede incitar al odio de esa forma y encima poner tonillo en la voz de santidad? ¡Ay, si su Jesucristo levantara la cabeza! Tal vez volvería a echar a los mercaderes del templo...

Y en estos momentos más que nunca necesitamos pedir al Islam y a las gentes que profesan esta fe  y que declaran que es una religión de paz que revisen sus textos, que se cuestionen las verdades incuestionables, que hagan el esfuerzo de adaptarse a los tiempos y pongan en tela de juicio algunas de sus verdades. Tal vez así se pueda recuperar ese otro camino de amor que es el que sienten muchas personas de esa confesión y podamos entre todas construir una convivencia pacífica, en la que sepamos distinguir entre la esfera pública y la privada. El espació público, en el que todas convivimos ha de regirse por unas normas de respeto a las creencias de los otros aunque no sean las nuestras.

 No sé si tenemos arreglo como especie, y sin embargo, si hay una posibilidad de salvación es el cultivo del espíritu crítico generalizado y de la diversidad. Lee y observa dónde estás tú. Intenta salir de ti y ampliarás tu visión. Necesitamos aprender a convivir.




Lecturas recomendadas:

Ayaan Hirsi Ali, Reformemos el Islam, ed. Galaxia Gutemberg, 2015
La autora escribe desde su propia experiencia y es muy ilustrativo lo que explica.

José Antonio Marina, La inteligencia fracasada. Teoría y práctica de la estupidez, ed. Anagrama, 2005




Escrito que estos días merece algo de nuestro tiempo:






16 de marzo de 2017

Mejorando la democracia I

Ando en momentos de reflexión. ¡Qué novedad! Je,je... Y a la vez en momentos de tránsito. ¡Qué obviedad!
Con la primera afirmación, ironizo, porque es algo habitual en mi darle vueltas a la cabeza. A veces de forma neurótica e improductiva, otras como ahora, en la reflexión, con un resultado que me gusta y da coherencia a lo que llevo haciendo hace casi tres años, que es trabajar por mejorar la democracia. Lo que se inició como la necesidad de recuperar la gestión del agua de mi ciudad, Terrassa, está constituyéndose en una tarea más profunda como es la construcción de un nuevo modelo de democracia en el que la ciudadanía tenga más peso y sea partícipe de lo que acontece en el espacio público y su evolución.
En cuanto a la segunda afirmación, decir que ando transitando, ¡claro que es algo obvio! Creo que lo he escrito para poner atención en el hecho de que siempre estamos transitando, hasta cuando estamos inmóviles e hiponotizados dentro de la dispersión que genera el modo de vida en que estamos. Y es que aunque estemos todo el día corriendo, y de un lado para otro, la realidad es que estamos en un letargo inmovilista, en el sentido que no hay tiempo para cuestionar. Y aún así transitamos, cada uno como mejor puede. 

Me doy cuenta de que en esta "dolce vita" que podemos permitirnos en los países ricos, unas personas más que otras, nos hemos acostumbrado a vivir desde el mínimo esfuerzo, acostumbradas a encontrar lo que necesitamos al alcance de la mano. Nos hemos convencido de que este modelo de vida es lo natural y que nos merecemos esto y mucho más. Y mi reflexión de ahora me lleva a entender que nada de lo que vivimos es natural, es algo que resulta de muchas acciones pasadas y de cómo hemos gestionado los recursos y la vida antes de ahora. Que podamos vivir con cierta holgura nos ha acomodado y ha condicionado nuestro grado de consciencia. Lo que no nos gusta, no se mira. Y sin embargo está.

A medida que escribo me vienen muchas ideas a la cabeza. Voy a quedarme con lo que quería decir al inicio. El mensaje es que este modo de vida nos ha llevado a no cuestionar la evolución de nuestras democracias y su calidad. Lo que quiero compartir aquí es que es importante entender que la calidad de la democracia será en función de la implicación y la responsabilidad que le pongamos cada una de las personas que las formamos. La libertad y los derechos conseguidos tienen detrás el trabajo de muchas personas que en su momento se implicaron.

Me doy cuenta de que hoy más que nunca es necesaria la responsabilidad de cada una de nosotras, las personas, y nuestra implicación. Para mí es importante dejar un mundo mejor a mi hija, un mundo en que se sienta persona y en el que no tenga que doblegarse a los criterios de quien detente el poder. Esto dependerá de la calidad de la democracia que construyamos entre todas.

Es evidente que una democracia participativa conlleva que todas seamos más conscientes de las reglas de juego con las que nos movemos, pero no sólo eso, significa además que esas reglas de juego las hemos de construir desde abajo y entre todas .

Nos dicen que hoy en día todas tenemos las mismas oportunidades, pero no es cierto. Lo miremos como lo miremos la situación de partida no es igual para todas. A estas alturas de mi vida ya acepto que esto no sucederá jamás, sin embargo, sí veo posible construir un modelo más justo. Y entiendo que esa construcción es la que nos demanda no desentendernos y estar ahí garantizando que no nos arrebatan más derechos con verdades a medias. Esa construcción de democracia pasa por tomar una actitud proactiva: exijo derechos al mismo tiempo que aporto mi responsabilidad y mi dedicación.

Por todo esto creo que esa vida de fantasía, de vivir de lujo sin aportar nada, de creer que tengo todo regalado ha pasado a formar parte de los sueños. La realidad exige organización y compromiso, porque una Vida buena para todas necesita una democracia distinta, donde las leyes las decidamos entre todas y donde quien no cuida el entorno social y natural ha de entender que el camino es otro.

Es importante que entendamos que la democracia puede ser mejor si se atiende desde los municipios porque es en estos que la gente puede decir más fácilmente lo que piensa a los cargos electos, la participación es mucho más sencilla . Por todo esto la regulación a nivel nacional debe dejar un espacio importante a las iniciativas locales y la coordinación supramunicipal, sin ahogar su maniobrabilidad.





Imagen de:
http://www.truthliesdeceptioncoverups.info/2014/05/the-governability-of-democracies-crisis.html



28 de febrero de 2017

Sobre pensions i les mentides que ens expliquen.

M’aixeco del llit amb les pensions rondant-me pel cap i em dic a mi mateixa que és certa aquella afirmació que diu que “una mentida repetida mil vegades acaba convertint-se en veritat”.  I no és que això sigui ben bé així, el que passa és que la gent  de tant sentir-ho ens ho acabem creient. I el més important és que acabem modificant les nostres accions en funció de la cantinela, que forma part d’una estratègia molt ben construïda per aconseguir uns resultats que, sorpresa!, acaben donant uns molts bons rèdits als sectors que dominen l’economia en el nostre món.
Fa ja uns quants anys que se’ns va dient que les generacions actuals no cobrarem pensions i que el més aconsellable és que ens fem un pla de jubilació privat per assegurar-nos una vellesa amb dignitat. Una cançoneta que va conformant l’imaginari col.lectiu i que aconsegueix que molta gent senti por, incertesa i alarma, i que d’altres amb, potser, un pel més de capacitat crítica, sentim ràbia i necessitat d’explicar el què realment ocorre.
És veritat que hi ha atur estructural i que la piràmide de població s’està invertint; que hi ha menys persones cotitzant a la Seguretat Social i per quantitats menors, degut a la reducció dels salaris i més persones en edat de cobrar una jubilació.
I també és veritat que tot i que hi treballa menys gent, la producció és més gran, la qual cosa hauria de significar que la riquesa i la recaptació d’impostos també és més gran. Així la capacitat de pagament de l’administració hauria de ser major.
El problema de les pensions no és tan la correlació inversa entre número de gent que treballa i el que ha de cobrar sinó amb quins recursos comptem per a pagar com administració.
Les pensions es poden pagar sense problemes. El cas és que ens fan creure el contrari per tal que marxem a contractar pensions privades i així fer un negoci rodó i a llarg terme.
Els recursos i ingressos de l’Estat provenen de diverses fonts i les pensions es poden cobrir de moltes maneres, no és obligatori que es nodreixin només de la gent que cotitza en cada moment.  On diu que el pressupost de la Seguretat Social hagi de ser equilibrat comptablement parlant? Precisament per això existeix la funció redistribuidora de l’Estat, per atendre els serveis que dignifiquen la vida de la població. Per a treure d’aquí i posar allà...
Paguem impostos per aconseguir una redistribució de la renda que permeti l’equilibri social i la dignitat de totes les persones, a través d’uns serveis públics de qualitat. Bueno, aquesta és la teoria. Perquè com ja hauríem de saber, la societat està dividida en diferents nivells de capacitat adquisitiva, en diferents grups econòmics i no tothom té els mateixos interessos. Això fa que cadascú defensi la seva part del pastís i a més en vulgui cada cop més. Amb el que dic no pretenc fer creure que tots som iguals. Certament en el grup humà hi ha diversitat de caràcters i de maneres de fer, la qual cosa no justifica les diferències creixents i abismals a nivell econòmic, perquè en definitiva en les necessitats essencials ens assemblem força les unes a les altres , les persones.
Al meu entendre, som una societat malalta, amb manca d’empatia i espiritualitat. Ens hem educat en la necessitat de tenir cada cop més riquesa material. I és això el que fa que contínuament sentim a parlar del creixement econòmic com a motor de progrés, en la idea de que si el pastís creix hi haurà més per a tothom.
No ens expliquen que sigui com sigui el pastís, qui té més força s’enduu la part més grossa i no deixa ni les engrunes. La dinàmica del sistema capitalista és l’acumulació de capital en un grup cada cop més petit i a voltes més poderós.
A l’hora, no ens volem adonar que el planeta i els recursos són limitats i que el creixement il.limitat és impossible, a més d’insostenible. D’ecologia i de canvi de model energètic en puc parlar un altre dia, perquè és quelcom imprescindible i que no estem atenent. Ja ens ho torbarem no tardant gaire.
Per tant, vivim en una societat que pretén arreglar els problemes fent les mateixes coses que ens estan conduïnt al col·lapse.  Si el volem evitar hem de fer coses diferents i això passa per canviar el model productiu i energètic, deixar de pensar en créixer, créixer, créixer, redistribuir renda i treball, deixar de pensar amb por i cooperar entre totes per aconseguir sortir endavant amb respecte entre nosaltres i pel mon que habitem.
El mon del treball no tornarà a ser com l’hem conegut. Els avenços tecnològics fan que no es necessiti tanta mà d’obra perquè hem augmentat moltíssim la productivitat. Aquest fruit l’hem de gaudir totes.
Per tant el primer a aconseguir és que tothom pagui els impostos que li toquen. I no em refereixo aquí als quatre que compren sense IVA, que també, sinó als poderosos que porten els seus diners a paradisos fiscals (evasió fiscal-delicte) o els que fan servir eines com les SICAV i altres instruments d’enginyeria financera (elusió fiscal-manca d’ètica i egoïsme).
Si aconseguim uns ingressos públics potents i una democràcia més madura amb més control, participació i responsabilitat ciutadana, probablement podrem mantenir un sistema de pensions just i uns reajustos econòmics que permetin estabilitat i menys conflicte social.
La riquesa i els avenços els aconseguim entre totes i si bé és cert que hi ha qui arrisca els seus diners i qui fa de motor, no és menys cert que tendir a una societat dual amb diferències cada cop més grans entre rics i pobres és garantia de desastre.
El capitalisme no té ànima i els danys que provoca són tan fora de mida que no s’arreglen fent caritat ni mirant cap a una altra banda. Ens toca pensar en la nostra descendència i les generacions futures i quin mon els volem deixar.
I tornant a les pensions, hem d’exigir que surtin de les partides pressupostàries globals, que qui ha de pagar impostos no es faci el longuis. I a més heu de saber que jo no me’n refiaria gens d’un pla de jubilació privat, quan ja veiem la  naturalesa de la Banca i el que l’importem la gent. En qualsevol moment poden desaparèixer amb els diners de qui els ha confiat la seva jubilació. No seria ni la primera ni la darrera vegada. Qui està en l’origen d’aquesta mal anomenada crisi,  si no la Banca i els “enginyers” de les finances?









22 de enero de 2017

Rèquiem pel somni americà.

Noam Chomsky: distribució de la riquesa i democràcia.

Fruit del treball de quatre anys fent entrevistes a aquest lúcid pensador dels nostres temps, podem disfrutar d'un documental molt interessant sobre el què està passant en aquest moment al mon, amb una perspectiva històrica rica i, al meu parer, molt encertada.

Un amic em passa el documental i només començar-lo m'he dit: "d'això n'has de dir alguna cosa i ho has de compartir". I és que els seixanta i pocs minuts de metratge, a part de ser de gran qualitat analítica, em fan sentir que el què està passant aquests dies a Terrassa, en els que hem constituit el Primer Parlament Ciutadà, té molt de sentit. Sento certa esperança.

La gent del carrer, ens hem adonat que anar a votar cada quatre anys  no és suficient. Els mecanismes d'acumulació de riquesa inherents al capitalisme permeten l'acumulació paralela de poder i aleshores la democràcia es converteix en papell mullat. Les classes que acumulen riquesa i poder no volen perdre privilegis costi el que costi, caigui qui caigui. La ética i la moral no entren en els seus esquemes, més enllà de la caritat per acallar les seves conciències i que no serveix absolutament per a rés més. Necessiten un poble adormit, ignorant i poruc, i com bé ens explica Chomsky els mecanismes per aconseguir-ho són tan subtils que no tothom és conscient de viure una vida imposada i conduida. La majoria creiem que som lliures, incapaços d'adonar-nos que sense temps i espai pel centrament, la calma i el pensament crític, som marionetes. Unes marionetes que consumim el que ells volen, que treballem per a pagar factures i que correm per arribar a tot arreu, sense aconseguir més que estrès i insatisfacció.

La necessitat de democràcia participativa sorgeix del descontentament social, l'abús i la corrupció política i la conciència social d'una part de la població que dedica temps a pensar i té capacitat d'anàlisi crítica. Mantenir el ritme de treball que exigeix l'activisme, un cop veus com funcionen les coses, és dificultós. Un pas endavant implica moltes hores de dedicació i també de renúncia al temps de descans i esbarjo per compartir amb els éssers estimats. L'energia humana és limitada.

Documentals com aquest són una empenta i un reconfortant, perquè tot i que cada cop tinc més clar que una societat perfecta no existirà mai, ni cal que ho desitgem, perque som molts i tots tenim una forma de veure les coses, sí que podem possibilitar escenaris en que moltes persones puguin desenvolupar una vida digna i amb sentit.

Treballar per una democràcia en la que la  gent del carrer tingui una influència en la política i sigui presa amb seriositat és quelcom que a qui detenta poder i riquesa no li agrada. Només per això hem d'estar contentes de ser un mal de cap per a cert sector oligàrquic que no veu més enllà de les seves pròpies butxaques.

En el documental queda clar que les abismals diferències es poden sostenir si només ocòrren a llocs puntuals o en espais de temps limitats, però si, com ara, les diferències entre rics i pobres ocòrren a nivell mundial i de forma indefinida, acabarem per desaparèixer perquè això és insostenible.

Us recomano el visionat i que el passeu a les vostres amistats. 


Enllaç al documental:



Imagen
 de www.voxpopuli.pw


7 de noviembre de 2016

Encuentro de ciudades por el Agua Pública: Madrid 3 y 4 Noviembre









Abajo tenéis los enlaces a los vídeos de ambos días.  Encontraréis todas las ponencias de las jornadas. Si queréis escuchar lo que dijimos sobre las ideas que defiende la Taula de l'Aigua de Terrassa, escuchad desde el minuto 4,16 al 4,36, en el primer enlace. En el segundo, del día 4 en que participaron los alcaldes de distintas ciudades que defienden la gestión pública del agua, hacía el final, encontraréis a nuestro alcalde, Jordi Ballart, en defensa de la gestión pública del agua.




Encuentro Ciudades por el Agua Pública en Madrid los días 3 y 4 Noviembre de 2016


Jornada día 4 noviembre, que incluye la intervención del Sr. Jordi Ballart, alcalde de Terrassa

22 de julio de 2016

Ple historic a Terrassa per una gestió directa de l'aigua de tota la ciutadania

Aquesta és una semana en que a Terrassa estem donant passes endavant quant a l'empoderament de la ciutadania envers a serveis públics relacionats amb el dret humà a l'accés a l'aigua.

Sense aigua no hi ha vida. Sense un control i una gestió directa d'aquest bé comú, imprescindible, no hi ha sobirania sobre la pròpia vida. 

Estic contenta perquè les hores emprades comencen a donar fruit. Hem explicat moltes vegades i ho haurem de continuar fent, els perquès de la imperiosa necessitat d'una gestió directa amb participació de la ciutadania. Independentment dels estudis, que estan acabant per donar-nos la raó, i als que tant apel.len algunes forces, hi ha una raó de pès: l'empresa privada anteposa l'interès crematístic al bé comú i això és així i ningú ho pot discutir.

Ara cal que aquest servei de titularitat pública sigui gestionat de forma exemplar pel sector públic, i per tal que això pugui ser una realitat cal que entre totes construim mecanismes efectius de control, que evitin les praxis corruptes, i mecanismes en que la participació de la gestió per part de la ciutadania sigui un fet. 

Recordem que tota la ciutadania som usuaris i receptors obligats per necessitat vital d'aquest servei, que a més està reconegut com a dret humà. 

Quan parlem d'aigua no valen els arguments en defensa del mercat i de la suposada major eficiència de les empreses privades. Primer perquè no hi ha competència possible en el que és un monopoli natural, més enllà del moment de la licitació i del concurs. Segon, perquè el sobrecost que suposa haver de repartir dividends és absurd : la ciutadania no té perquè pagar a cap accionista d'una empresa privada per un servei bàsic d'obligat acompliment i de necessitat perentòria. I tercer, perquè tot i que el control sempre és públic, quan la privada gestiona, no hi ha qui sigui capaç d'accedir a totes les dades i l'opacitat es torna negra tempesta.

Ahir al Ple es van dir moltes coses. Em va encantar escoltar als grups d'esquerres units per l'aigua sense fisures: TEC-ERC-MES-la CUP i el PSC. Una tarda històrica per la qual ens hem de felicitar, perquè l'aigua és de totes i ha d'estar en les nostres mans. Llàstima que a alguns encara els manquen dades...









I bé també, escoltar que darrera de cada polític hi ha una ideologia. Quanta por a la paraula ideologia? Què és sinó la política? Fem política perquè tenim unes idees de com organitzar-nos com a societat de la millor forma possible, tot i que algunes forces actuen com a lobbies de cert interessos privats, i fan veure que ells no en tenen d'ideologia. També fan política només que defensen a una part minoritària.

Defenestrar el sector públic obeeix a l'ideologia neolliberal, que defensa els interessos d'uns pocs. Em pregunto com algú que es posa a fer política des de dins de l'Adminitració i que diu defensar als ciutadans, pot desconfiar tant de la gestió pública. Si bé hi ha coses a millorar sempre, el que no és de rebut "ciudadano J." és demanar gestió privada perquè no confia en els polítics socialistes. Què hi fa donçs en política? Posi's les piles per tal que la gestió directa sigui realment una gestió impecable. Miri cap al futur, home! Com podrà explicar als seus votants el sobrecost que paguem en la gestió privada de l'aigua? No em vingui amb milongues, que potser hauré de donar la raó a certes afirmacions o veus que van sonar ahir durant el Ple i que tan el van ofendre...

Quant al PP, quasi rés a dir, si més no, sé el què representen i defensen la privada, encara que en temes d'aigua hauríen de deixar-se, ara sí, d'ideologies, perquè els estudis econòmics sempre avalen , a mig i llarg terme,  la gestió pública directa. Els números són sempre els números. I tan se val l'empresa privada que ho gestioni, aquesta no és la qüestió.

Tant TEC, com ERC , la CUP i el PSC van argumentar en favor de les tesi de la Taula de l'aigua i ho van fer prou bé, en unes exposicions plenes de contingut i que em fan tenir confiança en que per fi estem assentant les bases del que pot arribar a ser una forma de gestionar innovadora i capaç de tirar endavant amb els criteris del bé comú, de l'economia del bé comú. Ens queda molta feina per endavant.

Fer juntes les coses i en aquesta direcció de democràcia real i participativa, ens permetrà anar més enllà del què és merament econòmic, perquè tindrem en compte el medi ambient, les generacions futures, una utilització sostenible del bé aigua, de forma que la dignitat de la vida sigui una realitat ara i demà.

Entre tots i totes ho farem possible, deixem-nos de gaites i podrem finalment fer un brindis amb cava!!!







11 de julio de 2016

Adolfo (21/2/1930-7/7/2016)

Querido papá estas últimas semanas han sido duras y también significativas. La vida empieza en nuestro nacimiento y termina, ¡vaya si termina!. Parece que estas cosas de la muerte sólo afectan a los otros y no, y es duro este proceso que llamamos duelo cuando quienes se van son tan cercanos y tan queridos como lo eres tu para nosotras.
Estas últimas semanas has tenido la mejor de las enfermeras en casa, pendiente en todo momento de que estuvieras el máximo de confortable a pesar del proceso que has soportado con valor y sin una queja. Ahora vamos a cuidar de ella para que entre todas podamos salir adelante y quedarnos con todo lo bueno que hemos compartido. Estas semanas has mostrado una entereza y una dignidad que no puedo dejar de mencionar aquí. Gracias por habernos dado la vida y mostrarnos también que la muerte es parte de ella, aunque nos duela tanto.
Me apetece decirte aquí y ahora, gracias papá, por todo lo que nos has dado a las mujeres de tu vida y también por lo que no supiste darnos. Agradecerte los momentos buenos y los menos buenos, porque de todos y cada uno de ellos hemos aprendido cosas y que por eso tanto Sara como yo somos lo que somos y pensamos como pensamos.
Decirte que aunque ahora nos dejas, seguirás estando aquí en cada una de nosotras y de las personas que estamos aquí, con nuestros recuerdos y nuestros aprendizajes contigo; con los poemas que has ido escribiendo a lo largo de la vida. Cada poema es un reflejo de tus sentires frente a las cosas hermosas de la vida y frente a tantas cosas que te hacían revolverte en el asiento. En catalán sería : les coses que et feien bullir la sang, de ràbia davant les injustícies que dia a dia van succeïnt arreu del món. I vull fer aquest trosset en la llengua d’aquesta terra que és Catalunya, per recordar les vegades que jo et parlava en català quan m’acompanyaves a l’Acadèmia Vallès, de molt petita. Tot i que a casa èrem castellanoparlants –tu aragonés  de Huesca i la mare andalusa d’Almeria-, aquells petits passejos a l’escola eren divertits, perquè l’estava aprenent el català i m’encantava jugar a canviar de llengua. I gràcies a aquella escola jo sóc bilingüe des dels budells i m’encanta. És un privilegi que no voldria perdre, encara que alguns s’hi entesten.

Y vuelvo al precioso castellano para volver a tus poemas, que cantan a la primavera, a la madre, a la esposa, a nosotras tus hijas, al justiciero Kungfú, a Gratal, pico de tu pueblo, a la montaña de Montserrat, al Pino de Can Boada, a la Senda del Gaià, a la playa de Altafulla, y a los amigos con los que has compartido tan buenos momentos, durante todos estos preciosos años. Años que habéis disfrutado paseando frente al castillo majestuoso de Tamarit, junto a mamá y a todos esos amigos. Y estoy contenta porque has sido capaz de disfrutar de tanta belleza, del mar, del sol, de la amistad y estoy convencida de que has exprimido la vida tanto como has sabido y eso me consuela.




Quiero agradecerte todos aquellos discursos que nos dabas en casa sobre política y sobre tu visión de cómo debía ser el mundo. No has soportado las injusticias y no entendías porqué tanto sufrimiento gratuito y tanta miseria provocada por la avaricia de las élites que aún siguen dominando el mundo. Con tus aciertos y tus errores, esos discursos han servido para que Sara y yo tengamos unos valores de justicia y solidaridad, de empatía con los que sufren, de los que nos sentimos muy orgullosas. ¡Qué curioso que desde tu ateísmo radical nos hayas transmitido estos valores tan profundamente cristianos!

Hoy aquí no hay símbolos religiosos ni coronas, porque así lo pediste en su momento y en coherencia con lo que eres, con lo que somos, así lo hemos respetado. Sí tenemos hermosas y coloridas flores, porque dan color a estos momentos de tristeza y vacío.

La espiritualidad se puede vivir de muchas maneras y yo creo que tu la has vivido a través de tus poemas, a través de tus acciones, compartiendo con mamá las tareas de la casa, siendo un hombre consciente de la belleza y de la necesidad de los seres humanos de sentirnos libres para ir por la vida.
Quiero agradecerte también por algunas frases memorables que soltaste en alguna de aquellas entrañables sobremesas de Año Nuevo, en casa de tia Fina, las mejores de mi vida y que tan felices nos hicieron (gracias tieta).

¡Cuán importante es la visión del mundo de los padres para los hijos! En una sociedad mojigata era extraordinario que un hombre, y más de tu generación, soltase algo así como “vosotras estudiad mucho y sed libres, tened amigos…”. Esa frase,  y alguna otra, que me reservo, marcó mi forma de estar y estoy muy orgullosa de haberte tenido como padre, porque gracias a ti me siento una mujer libre, me siento una persona de pleno derecho, con conciencia también de mis deberes con el resto de personas. Plantaste en nosotras la semilla feminista.

Gracias por los cientos de libros que pusiste en nuestras manos, algunos tal vez demasiado prematuramente, como las novelas las de Karl Von Vereiter, tan atroces y a la vez tan gráficas sobre los horrores del nazismo, ufff…de ahí mi asombro y estupefacción frente a la tortura a que unos hombres son capaces de someter a otros. ¡Qué terrible y qué verdadero! 

Gracias Por algunos libros de sexualidad que dejabas mezclados con los otros y que nos han permitido vivir más allá de los tabúes sociales que tanto daño hacen y tantas culpas generan. Gracias a ti nos libramos de ellos.

Gracias por todas las sesiones musicales las mañanas de domingo, con Víctor Jara sonando a todo trapo, con sus canciones reivindicativas y de denuncia de todo lo que ocurría en aquella América del sur maltratada; mañanas con la recia voz de Nino Bravo, o Mercedes Sosa y tantas otras voces o instrumentos, el violín de Pau Casals, las flautas andinas de Quilapayún, la preciosa guitarra de Paco de Lucía…

He querido compartir aquí todos estos detalles tan íntimos porque con ellos puedo mostrar como te veo, en tu sencillez y también en tu grandeza de hombre avanzado a tu tiempo. Con estas letras intento mostrarte tal cual eras, con tus errores y sobretodo con tus aciertos, y tu gran sensibilidad.
Yo creo que cuando más vulnerable estabas, más cascarrabias y Quijote te mostrabas, pero esta es una apreciación que tal vez esté equivocada. Y esos momentos los compensaban tus hechos, siendo el compañero de vida de mamá y compartiendo con ella los quehaceres y los paseos. 

Eras poco manitas con el bricolaje y eso también me encanta. ¿Dónde está escrito que los hombres tengan que ser manitas? Y sin embargo , hijo de agricultor, sabías de campo. Recuerdo todos los años que lograbas unos frutos preciosos de la tierra, en Rives Blaves, la finca de la familia de mamá.

Y no me alargo más. Simplemente darte las gracias porque tal como eras ha sido perfecto y siempre seguirás entre nosotras. Te queremos.


8 de mayo de 2016

La Bachillera de Roser Amills

Hace menos de una semana que empecé esta nueva novela de Roser Amills, la tercera que leo de esta escritora afincada en Barcelona y no la he acabado ya porque tengo otras mil cosas que atender, pero me queda poquito y no puedo dejar de escribir ya sobre su protagonista, Leonor. 
Portada y contraportada. Fuente: www.roseramills.com

Tenía ganas de leer este libro desde que lo compré en la librería Central, en la calle Mallorca de la capital catalana, donde Amills hizo la presentación del libro. Me gustó entrar en ese universo de palabras encuadernadas, nuevo para mi, donde cada libro tiene su lugar, a lo ancho de dos amplios pisos, el segundo de los cuales alberga una cafetería, con una acogedora terracita, donde poder tomar un refresco mientras hojeas algunos libros o esperas a que una autora con mucho gancho haga su aparición en la escena.

El caso es que no quise perderme la presentación y fue un placer volver a escuchar la disertación de Roser Amills acerca de detalles curiosos y de la motivación de escribir esta historia, que va de una mujer fuera de convenciones, y eso es lo que más me atrae de la historia, y con lo que más me identifico. Leonor hace con discreción lo que no debe hacerse, es dueña de su vida y de su cuerpo y escapa a su destino con un poco de buena fortuna y mucho coraje e inteligencia. Se sale de moldes y eso me encanta. Es una heroína anónima. 

El primer capítulo me lleva a sentir una rabia inmensa contra la injusticia y el abuso de poder, y ahí ya me engancho a la historia sin parar, seguir adelante, saber  que pasará después de semejantes sucesos. Y así página tras página, entre la hipocresía y la rigidez de costumbres de la época, la protagonista va coronando con éxito las metas que se había propuesto, que eran estudiar para ser profesora y no pertenecer a ningún marido. Insaciable lee obras impensables para una señorita de la época y conoce verdades que hace suyas. Sin tapujos y con sabiduría escoge con quien quiere compartir sesiones de alcoba y disfrutar como pocas sabían o se hubieran atrevido en su época. Y me encanta, cómo es amiga de sus amantes. 

Explica Amills, y coincido con ella, que existe un gran paralelismo entre aquellos personajes y lo que somos hoy en día, y es que las pasiones no varian, si acaso los modos y tampoco tanto. Seguimos enamorándonos, a veces de quien menos debiéramos; seguimos los dictados de la época con esperanzadoras excepciones, y me gusta darme cuenta de que, aún siendo pocas, hay personas que se atreven a ser genuinas y a Vivir en mayúsculas. Haberlas, háylas, como las meygas o como las hadas.

Y yo ando aprendiendo de ellas. (Continuará...)


Acabo de leer la última página de la novela y me quedo con un regusto algo amargo, como esta tarde nublada de domingo. La causa no es para nada la prosa de Amills, que me parece rica, y de la que me encanta esa gracia para contar cómo salirse de las normas que en cualquier época pretenden que las personas muramos en vida. La causa de mi tristeza está en volver a saber de la capacidad de cometer atrocidades de la especie humana. Y es curioso que en esto se mantiene una constante a lo largo de la historia. Tengo la sensación que nuestra incapacidad para amar nos lleva a las mayores salvajadas y que todo ello deriva de ese vacio inherente que sentimos como especie, esa soledad en la que transcurre cada una de nuestras vidas, sin remedio posible. Y si bien es cierto que las cosas que nos relata Amills pasaron hace mucho tiempo, los personajes malvados y poderosos psicópatas siguen merodeando por las esferas de poder actuales. Y a mi no me gusta sentirlos sobre nuestras cabezas. Hemos vivido unos años hermosos de luchas y de ir hacia adelante, en los que hemos podido tomar espacios para que nuestras vidas fueran un poco más libres y dignas, y mucho me temo que se ciernen años de retroceso sino nos organizamos para defender lo que por derecho de vida nos pertenece.

Es importante seguir escribiendo para traer a la memoria todo aquello que fue silenciado por miedo, ahora que todavía podemos hacerlo. Por eso me encantan las novelas que escribe Almudena Grandes, recordándonos la realidad de nuestra no tan lejana y cruenta Guerra Civil. Por eso leo también a Julia Navarro, que me ha permitido conocer otras muchas historias lejanas e interesantes.
Con La bachillera podemos saber de aquella mujer valiente y de aquellas familias "xuetes" de  la Mallorca, en los años en que España eligió volver al ostracismo de un rey absolutista y retrógrado como fue Fernando VII.

Conviene conocer la historia, porque no son sólo los protagonistas más oscuros del poder los que quisieron enterrar en el olvido a tantas personas, es que la propia ignorancia de las gentes les permite tamañas infamias y abusos. Y es que sólo el conocimiento, la valentía, el coraje y la organización permite una ventana de esperanza. Cuando una sabe puede transgredir aquello que le oprime. Cuando el pueblo conoce, no es tan fácil doblegarle.

Y por todo esto es tan importante leer, pensar y organizarse para defender que podamos seguir trayendo al presente tantas vidas maltratadas. Rescatar del olvido a los seres silenciados siempre es importante y necesario para reescribir la historia y entender que no podemos dejar que se repita con tanta facilidad y para hacer posible que en un futuro nadie tenga la necesidad de hablar de nosotras como víctimas porque no dejaremos que nadie nos pise y vamos a saber defender nuestras vidas con alegría y desobedeciendo si hace falta las normas impuestas.

4 de mayo de 2016

Erich Fromm: El arte de amar





Escribiendo mi libro Tiempos para la vida, ha vuelto a caer en mis manos El arte de amar, de Erich Fromm, que leí hace media vida, allá por los ochentas. ¡Arggg!, me voy haciendo mayor... 
La cosa es que estoy encantada de esta relectura, tanto que necesito recomendaros desde aquí a que lo leáis también. Es simplemente magnífico. Permite una comprensión tan fácil de lo evidente, que me preocupa que los temas que trata nos pasen tan desapercibidos en nuestras vidas, de forma que las vivimos de forma tan inconsciente que me apena. Algo tan importante como el vacío insoportable que nos genera el sentimiento de separatidad, una vez que empezamos a ser, más allá de la figura de la madre, en nuestros primeros años de vida, y las fórmulas que adoptamos para sobrevivir a esa experiencia, son temas que, a mi modo de ver, se deberían explicar en la enseñanza obligatoria secundaria. 
Leyendo el primer capítulo nos explica los distintos modos que escogemos para escapar a esa separatidad. En algunas sociedades lo conseguían a través de prácticas orgiásticas. En la nuestra, la mayoría adopta el conformismo, adoptando los modos generalmente aceptados de funcionar sin plantearse lo auténticamente genuino. Algunos entran en adicciones a drogas, alcohol o sexo compulsivo. Todos son mecanismos para huir del sentimiento de estar solos irremediablemente, unos más destructivos que otros, pero en esencia persiguen sofocar la angustia que provoca el aislamiento.

Erich Fromm, imagen tomada de www.angelfire.com
Ayer leía algunos párrafos sueltos y me resistía a entrar en la creencia de que las cosas no pasan porqué sí. Casi me asusté leyendo un párrafo que me venía como anillo al dedo, ahora que estoy cuestionando la aceptación sumisa a un trabajo en unas condiciones que no son del todo las que deseo para mi vida ahora. Y a medida que leía me iba diciendo "¡a ver si a estas alturas acabaré creyendo que todo pasa por algo!".  Leía a Fromm y apunto aquí el párrafo mágico que me resultó tan cercano:
"Tener fe (1) requiere coraje, la capacidad de correr un riesgo, la disposición a aceptar incluso el dolor y la desilusión. Quien insiste en la seguridad y la tranquilidad como condiciones primarias de la vida no puede tener fe; quien se encierra en un sitema de defensa, donde la distancia y la posesión constituyen los medios que dan seguridad, se convierte en un prisionero. Ser amado, y amar, requiere coraje, la valentía de atribuir a ciertos valores fundamental importancia- y de dar el salto y apostar todo a esos valores-."
Y en estas disquisiciones ando, tener fe en que otra forma de vida es posible si me arriesgo, y ser capaz de aceptar los posibles fracasos, y si decido la seguridad, entender que eso me lleva a ser prisionera. Y de ahí la maravilla, o la desgracia, según se mire, de tener conciencia. Es la disyuntiva entre dos paquetes distintos: saber y ser infeliz, o ignorar siendo feliz. Elijo el conocimiento aunque la mayor de las veces es desgarrador. Y leyendo a Fromm me doy cuenta de que mi fórmula de trascender el sentimiento de separatidad es el conocimiento. Lo sé porque ahora mismo estoy apasionada leyéndolo y resonando con casi todo lo que dice, porque colma mi gran necesidad de entender sobre lo humano. Os dejo y vuelvo con mis pájaras.





(1) Erich Fromm, El arte de amar, editorial Paidós Studio, pág.122.
Aquí Fromm utiliza la palabra fe, dándole un sentido de fe racional en contraposición con la fe irracional. La primera da la medida de la confianza en lo que uno cree que es posible en función de las propias capacidades, y experiencia mental o afectiva. La segunda es la confianza en algo que no controlo, de forma sumisa a una autoridad irracional.