Con ánimo de aprender

Este quiere ser un espacio para la expresión, para la comunicación, para el aprendizaje, para el ser. ¿Quieres viajar conmigo?
Deja tus comentarios, son imprescindibles.




6 de noviembre de 2013

Pérez Reverte en Salvados: La educación como única vía de mejora.

Ando estos días a vueltas con la educación, que me parece a mí que es la única vía posible hacía una humanidad menos salvaje, y me encuentro con que Reverte opina algo parecido. Desde que leí las columnas de opinión recogidas en su libro "Con ánimo de ofender", me parece un señor al que tener en cuenta, aunque en ocasiones discrepo de alguna opinión suya, me gusta su manera de decir. Y es que aunque a veces sus formas me parezcan un poco chulescas, me da lo mismo y hasta me gustan. Y es que Reverte tiene talla y puede, a mis ojos, permitírselo. Es un tío con un bagaje y una capacidad que ya quisieran muchos para sí, y está harto. Por eso le entiendo el tono y el mensaje.
Y me ha hecho gracia la entrevista que le hace Évole, dentro de la desilusión con la que una lidia todos los días para conseguir no borrar la sonrisa y la alegría de la propia existencia, porque tiene lucidez, visión y no tiene problemas para decir lo que piensa, y básicamente porque coincido con él.

Entrevista a Arturo Pérez Reverte de Jordi Évole

España es el país de la queja y el país de "no me toques lo que es mio" y de no mover un dedo de forma organizada, inteligente y pacífica. Que la educación es la única vía de cambio lo ve cualquier persona con dos dedos de frente. Es en educación donde más recursos deberíamos emplear para trabajar en innovación, y sin embargo los recortes parecen ensañarse.
A las élites no les interesa innovar en busca de métodos que ayuden a nuestros pequeños a ser mejores personas, más felices y capaces de aportar riqueza a la sociedad. A nuestras élites les interesa una educación que aborrega y aburre a la mayoría, una educación que produzca mano de obra mansita, que trabaje barato o como mínimo que consuma sin rechistar.
Nuestros pequeños se merecen una educación que les enseñe a respetarse y quererse como seres humanos que son, a amar a los demás y respetarles en la diversidad, a trabajar en equipo,  a gestionar emociones, a saber que los humanos necesitamos aceptación y ayuda, que no podemos con todo y que eso no nos quita el valor que tenemos, porque podemos con mucho...pero necesitamos amor. ¡Ya está bien de mirar para otro lado!
Lo que actualmente ocurre en aulas y colegios es muy duro para nuestros niños y ellos mismos son víctimas y verdugos. Y esto ocurre por los valores tan érroneos que les damos y por el ejemplo que copian de los adultos. Les educamos en la competitividad, que no es lo mismo que ser competente, les educamos en que han de ser los mejores para vencer, los más fuertes porque la vida es dura y no puedes mostrar debilidad, ven en nosotros un modelo consumista del que no escapamos. Ellos quieren ser los mejores en lo que sea, aunque eso sea ser el más cafre. Ser "empo" es sinónimo de algo terrible. Ellos van de duros, y ellas de chulas, y malcarad@s. Y están locos por poseer el móvil de última generación, las zapatillas de marca que les hace pensar que son diferentes siendo iguales... En fin una calcomanía del mundo que ven y padecen. Y van de duros y de chulos, cuando su realidad, consciente o no, es que están más perdidos que Marco cuando buscaba a su madre. Su realidad es que necesitan contenidos que les ayuden a entenderse y a entender qué hacemos en este mundo. Si es importante aprender "mates" y lengua, no lo es menos estudiar humanidades, entre ellas psicología, filosofía, gestión emocional, ciudadanía, adptadas a su edad por supuesto. Los niños son más listos de lo que creemos y les castramos desde bien chiquitos.
En fin, que la educación que necesitamos es muy distinta a la que tenemos, si queremos que nuestros hijos no vuelvan a decir "Vivan las caenas" y vivan en una sociedad plural y respetuosa, amorosa y feliz.

2 comentarios:

  1. Hola Sonia,
    A Reverte no le soporto. Cuando a los empleados públicos nos bajó el sueldo Zapatero se puso la mar de contento, diciendo que nos merecíamos eso y más.
    Creo que es un experto en decir lo que los demás quieren oir.
    Chao Sonia

    ResponderEliminar
  2. Hola Bara. La verdad es que no lo sabía. Y sí que en alguna ocasión me ha parecido un poco "listo". Para nada yo coincidiría con él ni estaría de acuerdo en la bajada de sueldos de los empleados públicos. Para mi la función pública es imprescindible y sé que la inmensa mayoría de trabajadores ocupan sus puestos con eficiencia y hacen correctísimamente su trabajo. Algunos no, como en todas partes. Tengo amigos y familiares y yo también trabajé en un Instituto, aunque fue por breve tiempo y puse toda la carne en el asador. No estoy de acuerdo en que nos bajen el sueldo a ningún trabajador, y yo no distingo trabajadores porque desempeñen su labor en la Administración o en la empresa privada. Esa es una división que le viene muy bien al Poder para dividirnos. Lamento que Reverte se contentara con ello. Tal vez fuera una ironía de las suyas o una enorme metedura de pata de "sobrao" o tal vez se alegraba de verdad y no sea tan lúcido. No sé.
    Precisamente estos días leía un informe de cómo la Generalitat habla de reformar la gestión pública, y se me ponen los pelos de punta. El escrito parece una maravilla, como si realmente quisieran ser más eficientes...Miedo me dan con sus varitas y sus maneras corruptas y nepotistas...En fin. Es largo el tema.
    Tal vez yo veo en Reverte a aquel reportero de guerra que a mí me hubiese gustado ser en mis fantasías...tal vez esté equivocada con él y le tengo idealizado. Lo cierto es que a mí esta entrevista me gustó. Le escucharé con más atención.
    Gracias por tu comentario. ¡Saludos y sonrisas!

    ResponderEliminar

Tu opinión me interesa.