Con ánimo de aprender

Este quiere ser un espacio para la expresión, para la comunicación, para el aprendizaje, para el ser. ¿Quieres viajar conmigo?
Deja tus comentarios, son imprescindibles.




27 de enero de 2014

Jaume Barberà entrevista a Eduardo Galeano en Singulars de TV-3

A veces, cuando estoy casi a punto de perder la fe, aparece una persona grande, que me hace recuperarla y una vocecita desde la conciencia me dice que no todo está perdido. Y también me susurra al oído que sí hay diferencia entre unos seres humanos y otros, aunque en esencia todos seamos iguales, o todos seamos uno con el mundo.
Y utilizo la palabra fe, desnuda del significado religioso que suele llevar adosado. Me refiero a la confianza en que otro modo de hacer es posible aquí y ahora; fe en que se puede sentir más allá de las comodidades materiales, de los lujos, del loco consumo... Con esa cortita palabra de dos letras, la efe y la e, pienso en la capacidad de ser y sentir en sintonía con la humildad, con la alegría, con la bondad, con la capacidad de abandonarse al niño que una vez fuimos, en su componente lúdico e inocente..., pienso en que hay una sensibilidad de la solidaridad más allá del propio ego.
Y es muy curioso que esa gran persona, que me rescata del desánimo, suele ser alguien al que no gusta ser el centro de halagos, y que muestra su arte desde la sabiduría del humilde, que se sabe fuerte y vulnerable a la vez.
En esta ocasión es el soñador y poeta Eduardo Galeano, con su visión amorosa y consciente del mundo, con su voz envolviendo las palabras de sentido, y de belleza, entrevistado por otra gran persona, el periodista Jaume Barberà. Y como guinda, Paco Ibáñez, con el tema "Como tú", y la música que me transporta a mi infancia, en casa de mis padres, cuando también sonaban a todo trapo, en las mañanas de domingo, desde Víctor Jara, Joan Baez, Nino Bravo, Labordeta, Raimon y tantos otros...



Os enlazo a la entrevista por si os interesa. Hago mia la idea de que la utopía nos sirve para caminar, y que aunque tengo la impresión de que camino en el lado de los perdedores, este es el lado que merece la pena, el único cargado de coherencia y belleza. Afirma Galeano que "no vale la pena vivir para ganar, vale la pena vivir para seguir tu conciencia " en todas las facetas de la vida.

Creo que no se puede estar al lado de los que generan tanto dolor y miseria, al lado de los que sólo entienden de índices económicos, de valores y acciones, de recuperar sus inversiones, de aquellos que producen armas, de aquellos que dicen defender la vida a la par que recortan en cultura, sanidad y reforman las leyes para blindarse de seguras y futuras rebeliones de unas masas pisoteadas. ¿De qué lado caminaba Jesús? ¿Acaso no prefería la compañía de los parias de la tierra? ¿Acaso no se lo cargaron por revolucionario?

 No se puede estar al lado de los Blesa, los Aznar, los Gallardón, los Botín, los que dicen blanco pero hacen negro...los que sólo atienden  a cómo se agrandan sus bolsillos, y dirigen absortos su mirada a las imposiciones de los mercados, de los que son parte integrante, con nombres y apellidos..., los que ahogan la justicia hundiendo a jueces justos, y expulsando de la dignidad a miles de personas, echandolas en las cloacas de este capitalismo sin alma...

Y sí, me devuelve la esperanza la voz de los poetas que transforman el mundo en utopías, "que sirven para seguir caminando", la voz de esos grandes hombres sencillos que prefieren el lado de la verdad, aunque duela y sea incómoda.
Es el momento de aprender del pasado para que no se repita la injusticia. Es el momento de organizarnos y construir reglas más sensibles con lo humano, que permitan un mundo donde sea posible soñar, jugar, amar, correr,  donde podamos recuperar la plenitud del ser, lejos del miedo. Un mundo "donde no vivamos para trabajar, sino que todos trabajemos para vivir", en palabras de Galeano, y tengamos en cuenta no sólo el propio bienestar, sino el Bien Común, respetando la Tierra, que nos sostiene, porque formamos parte de ella.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión me interesa.